Información

Gila River LSMR-04 - Historia


Río gila

Un río en el suroeste de Nuevo México y el sur de Arizona que desemboca en el río Colorado cerca de Yuma, Arizona.

(LSMR ~ 04: dp. 790; 1. 206'3 "; b. 34'6"; dr. 7'2 ", s. 13 k .; cpl. 138; a. 1 5", 4 40 mm., 8 20 mm., 4 4.2 "m., 10 rkt .; cl. LSMR-401)

El LSMR 504 fue establecido el 24 de marzo de 1945 por Brown Shipbuilding Co., Houston, Texas; lanzado el 21 de abril de 1945 y comisionado el 11 de junio de 1945, el teniente Leslie W. Bolon al mando.

Saliendo de Houston el 18 de junio, LSMR-504 viajó a través de Galveston a Charleston, Carolina del Sur, donde llegó el 28 de junio. Se dirigió a Little Creek, VA., El 16 de julio y operó en la bahía de Chesapeake y a lo largo de la costa de Virginia hasta que zarpó hacia la costa oeste el 7 de agosto. Llegó a San Diego el 29 de agosto, fue asignada al Escuadrón 3 de LSMR y operó a lo largo de la costa del sur de California durante los siguientes 6 meses. Se unió a la 19a Flota el 4 de marzo de 1946 y entre el 18 y el 22 de marzo viajó a Astoria, Oregón, para trabajar en el Columbia River Group. Se dio de baja el 11 de mayo de 1946 y entró en la Flota de Reserva del Pacífico en el río Columbia. LSMR-504 recibió el nombre de Gila River el 1 de octubre de 1955. El 1 de febrero de 1960 fue eliminada de la Navy List y el 7 de julio fue vendida a Zidell Exploration Corp., Portland, Oregón.


Todo lo que necesita saber sobre la frontera entre México y Estados Unidos

La frontera entre Estados Unidos y México se extiende por casi 2,000 millas desde el Golfo de México hasta el Océano Pacífico y toca los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas. El Río Grande corre a lo largo de 1,254 millas de la frontera, pero al oeste de El Paso, Texas, el límite carece de una barrera geográfica natural, excepto por un pequeño tramo a lo largo del Río Colorado.

Aproximadamente 700 millas de alambre de púas, eslabones de cadena, postes y rieles y cercas de malla de alambre se han erigido a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. La Patrulla Fronteriza de EE. UU. También utiliza miles de cámaras y sensores subterráneos, así como aviones, drones y barcos para monitorear el límite.

Después de ganar su independencia de España en 1821, México se extendió tan al norte como el Territorio de Oregón. La secesión de Texas en 1836, sin embargo, marcó el comienzo de la pérdida del territorio mexicano que se convertiría en el actual suroeste de Estados Unidos.

La guerra con México
El presidente de los Estados Unidos, James K. Polk, tomó la Casa Blanca en 1844 con el compromiso de cumplir con América & # x2019s & # x201CManifest Destiny & # x201D para extenderse desde el Océano Atlántico hasta el Océano Pacífico. Las relaciones con México se deterioraron después de que Estados Unidos anexó Texas en 1845. Cuando México rechazó una oferta estadounidense para comprar California y Nuevo México por $ 30 millones, Polk envió 4,000 soldados a tierras al norte del Río Grande y al sur del Río Nueces reclamadas por ambos países. .

Luego de un ataque de la caballería mexicana en el territorio en disputa el 25 de abril de 1846, que dejó 16 soldados estadounidenses muertos o heridos, Estados Unidos declaró la guerra a México. Después de una serie de sangrientas batallas y asedios, las fuerzas estadounidenses capturaron la capital mexicana en septiembre de 1847.

Bajo el Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848, México reconoció formalmente la anexión estadounidense de Texas y acordó vender más de un tercio de su territorio. Por $ 15 millones y la asunción de ciertas reclamaciones por daños, Estados Unidos compró más de medio millón de millas cuadradas que abarcarían todos o la mayoría de los estados futuros de California, Arizona, Nuevo México, Nevada y Utah, así como partes del presente. día Colorado, Wyoming, Oklahoma y Kansas.

Mapa de México con los nuevos límites establecidos por el Tratado de Guadalupe de 1848. (Crédito: Dea G. Dagli Orti / De Agostini / Getty Images)

El establecimiento de la frontera México-Estados Unidos
La frontera moderna tomó forma después de la guerra entre México y Estados Unidos. Mientras que el Río Bravo formaba la línea divisoria entre Texas y México, la frontera originalmente se movía hacia el oeste desde El Paso en línea recta hasta el Río Gila y luego en otra línea recta hacia el Océano Pacífico al sur de San Diego. Después de la compra de Gadsden de 1853, las fronteras de Arizona y Nuevo México se trasladaron más al sur desde el río Gila.

Un equipo de topógrafos, soldados y funcionarios de ambos países delimitó la frontera de El Paso a Tijuana. Según Rachel St. John, profesora asociada de historia en UC Davis y autora de Línea en la arena: una historia de la frontera occidental de Estados Unidos y México, la comisión conjunta de límites subestimó el costo y el tiempo que tomaría completar el proyecto a través de un terreno tan inhóspito de montañas, cañones y desierto. No fue hasta finales de la década de 1850 que la comisión de límites completó su trabajo.

VIDEO: Batalla de Palo Alto Estados Unidos estaba listo para expandirse hacia el oeste, incluso si eso significaba ir a la guerra. Aprenda cómo y por qué ocurrió la guerra entre México y Estados Unidos.

Política de inmigración de EE. UU.
No hubo límites federales a la inmigración en las décadas posteriores a la guerra entre México y Estados Unidos, ya que los ciudadanos de ambos países cruzaron libremente la frontera. Fueron inmigrantes chinos, no mexicanos, a quienes las autoridades estadounidenses y los grupos de autodefensas trataron de evitar cruzar ilegalmente su frontera sur después de la aprobación de la Ley de Exclusión China de 1882. la frontera es aprender algunas palabras de español y disfrazarse de mexicano, & # x201D St. John dice.

& # x201C Las restricciones al movimiento de ciudadanos mexicanos no fueron particularmente aplicadas por el gobierno de los Estados Unidos hasta la década de la Revolución Mexicana en la década de 1910 cuando un gran número de refugiados llegó para escapar de la guerra y hubo una gran demanda de mano de obra mexicana, & # x201D Dice San Juan. Tras la letal incursión del revolucionario mexicano Pancho Villa en Columbus, Nuevo México, en 1916 y la posterior publicación del Zimmerman Telegram que proponía una alianza militar de la Primera Guerra Mundial entre México y Alemania, Estados Unidos reforzó la seguridad fronteriza y desplegó soldados para patrullar la frontera. junto con los Rangers de Texas y los guardias & # x201Chome & # x201D sancionados por el gobierno.

Según St. John, la Oficina de Industria Animal de EE. UU. Erigió la primera cerca a lo largo de la frontera en 1909 para detener el movimiento transfronterizo de ganado. Los pueblos fronterizos erigieron cercas durante la década de 1910, pero menos como una barrera física de entrada que para indicar la línea fronteriza y canalizar a las personas hacia los puntos de cruce designados. Estados Unidos comenzó la instalación de vallas fronterizas para restringir el movimiento de inmigrantes ilegales y drogas en 1993 cuando el presidente Bill Clinton ordenó la construcción de una barrera de 14 millas entre San Diego y Tijuana. La Ley de Cercas Seguras de 2006 autorizó la construcción de 700 millas de vallas fronterizas y barreras para vehículos, que se completó en 2011.

Cerca de la frontera de Estados Unidos y México hay un letrero que advierte a los conductores de inmigrantes que cruzan la autopista en San Ysidro, CA en 2006, justo antes de la firma de la Ley de Cercas Seguras. (Crédito: Héctor Mata / AFP / Getty Images)

Planes futuros para la frontera
Aproximadamente 11.6 millones de inmigrantes mexicanos residían en los Estados Unidos en 2016, aproximadamente la mitad de ellos en el país ilegalmente, según estimaciones del Pew Research Center. La pieza central del plan de inmigración del presidente Donald Trump & # x2019 es la construcción de un & # x201Cimpenetrable, físico, alto, poderoso, hermoso, muro fronterizo sur & # x201D, & # x201D, pero el proyecto enfrenta obstáculos financieros, ambientales y de dominio eminente.

Si bien Trump afirma que la construcción de un nuevo muro de 1,000 millas de altura de hasta 55 pies de altura a través de un terreno montañoso remoto se puede construir por $ 18 mil millones, un análisis publicado en MIT Technology Review estima que el costo es de $ 40 mil millones. El gobierno mexicano declaró que no pagaría por la construcción del muro & # x2019s, como Trump prometió repetidamente durante la campaña presidencial de 2016, y el Congreso contribuyó solo $ 1.6 mil millones al proyecto en marzo de 2018.


Persiguiendo la historia en el río Gila hasta los hornos de coque

Me encanta agregar destinos divertidos a mis aventuras. Caminar hasta petroglifos, cabalgar hasta las ruinas o conducir hasta un pueblo fantasma se suma a cada aventura. Para este viaje, quería visitar parte de la historia minera descubierta al este del área metropolitana de Phoenix.

En 1905, se abrió una oficina de correos en el pequeño campamento minero de Cochran Arizona, a orillas del río Gila. Cochran también era una parada en los ferrocarriles de Santa Fe, Prescott y Phoenix. En ese momento, el río Gila fluía desde su punto de partida en Nuevo México, 649 millas hasta el río Colorado en Yuma, AZ, lo que lo convierte en uno de los ríos más largos de los EE. UU. Había suficiente agua fluyendo por el Gila para que pudieran viajar grandes botes fluviales. desde Yuma hasta Phoenix.

En el lado opuesto del río de donde una vez estuvo Cochran, están los últimos vestigios de la era, The Coke Ovens. El coque no es una droga, sino un producto de carbón vegetal hecho de madera de mezquite, y era un combustible de combustión más caliente que se usaba para fundir oro y plata de las minas en el área circundante. Los hornos de coque están en un área muy remota y están en propiedad privada. Desafortunadamente, debido al vandalismo, el acceso se ha restringido, pero puede verlos desde la distancia.

Usamos Florence, Arizona, como nuestro punto de partida. Florence fue fundada en 1866 y tiene su propia historia del Lejano Oeste.

Hicimos un agradable viaje de un día desde Florencia a Cochran, y luego a la mina Asarco (actualmente en funcionamiento) cerca de Kearny, a través de los numerosos caminos y senderos del desierto. Cerca de Kearny, paramos junto a Mineral Creek para almorzar. Para el viaje de regreso a Florencia, tomamos la autopista Florence-Kelvin (en su mayoría un camino de tierra mantenido).

Los lados norte y sur del río Gila tienen mucha historia que puedes explorar en tu bicicleta, quad o UTV. En esta área accidentada y remota del condado de Pinal, necesitará obtener un permiso de fideicomiso estatal para algunas de las áreas, y muchos de los caminos de tierra están sin mantenimiento, son muy rocosos y extremadamente desafiantes.

Si busca algo en Internet con anticipación, puede encontrar las coordenadas de algunas de las minas antiguas de la zona. Y si se encuentra en el lado norte del río, no se pierda un viaje a través de Box Canyon.

Descubrir la historia antigua en el camino agrega un nuevo nivel de diversión a una aventura. Cuando lo encuentre, sea responsable, para que otros también puedan encontrarlo. Así que traza tu ruta, sal y disfruta.


Hechos de la comunidad

La comunidad india del río Gila (& lsquoGRIC & rsquo o & lsquothe Community & rsquo), una tribu reconocida por el gobierno federal establecida en 1859, está ubicada en el centro-sur de Arizona, en la frontera con los condados de Maricopa y Pinal. Con cerca de 21,300 miembros inscritos, la Comunidad es el hogar de dos tribus: Akimel O & rsquoOdham y Pee Posh. Las tierras tribales abarcan 374,000 acres (640 millas cuadradas) con hábitats de vida silvestre que varían en diversidad, desde humedales a 900 pies de altura hasta comunidades de arbustos de coníferas a 4,000 pies de altura.

Si bien la Comunidad afilia a su gente y su gobierno con el sello tribal que se muestra a continuación, el sello representa los muchos elementos ambientales que la Comunidad se esfuerza por proteger. El sello simboliza el río Gila y mdash, que corre paralelo a GRIC y mdash, dando vida al desierto. También ilustra la rica historia agrícola de la Comunidad. El sistema de riego es representativo de los desarrollados por sus ancestros descendientes, los Hu Hu Kam. Desde el cielo azul en lo alto, hasta el majestuoso telón de fondo de las montañas, el sello representa a los pueblos indígenas de la zona, Akimel O & rsquoodham, el pueblo & ldquoriver. & Rdquo

En la protección de estos elementos ambientales, GRIC se ha distinguido de muchas naciones tribales por haber establecido rigurosas acciones regulatorias y de cumplimiento, lo que ha dado como resultado cientos de instalaciones reguladas en toda la comunidad. Algunos aspectos destacados de estas actividades incluyen:

  • La Comunidad tiene tres (3) parques industriales que contienen aproximadamente 60 arrendatarios industriales junto con varias instalaciones industriales ubicadas en áreas periféricas.
  • Muchos de estos inquilinos han sido designados como generadores de desechos peligrosos y trece (13) generadores de pequeñas cantidades condicionalmente exentos (CESQG), nueve (9) generadores de pequeñas cantidades (SQG) y cuatro (4) generadores de grandes cantidades (LQG).
  • Se ha permitido una (1) fuente principal de contaminación del aire regulada por el gobierno federal, varias fuentes puntuales menores de contaminación del aire y fuentes que no pertenecen al Título V.
  • Catorce (14) instalaciones tienen permisos de calidad del aire, mientras que hay treinta y cuatro (34) permisos pendientes.
  • La Interestatal 10 es la fuente más grande de contaminación con 1.4 millones de millas recorridas diariamente.
  • GRIC tiene aproximadamente 160 millas de caminos sin pavimentar que rara vez se transitan y consisten en caminos agrícolas y rutas de acceso a áreas remotas.
  • La Comunidad también ha llevado a cabo Evaluaciones Ambientales del Sitio (ESA, por sus siglas en inglés) exhaustivas en toda la Comunidad, que incluyen:
  • Diez (10) evaluaciones de fase I y trece (13) evaluaciones de fase I y fase II limitada.
  • Se han identificado siete (7) zonas industriales abandonadas dirigidas por la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA).
  • La Comunidad es rigurosa para garantizar que todas las actividades reguladas por pesticidas, que incluyen la producción, transporte, almacenamiento, venta, dispositivos pesticidas, el uso y eliminación de pesticidas, así como sus envases, se realicen de acuerdo con las leyes federales y tribales. La Oficina de Control de Plaguicidas actualmente monitorea y regula (33) los titulares de permisos de uso de plaguicidas agrícolas y (32) no agrícolas de manera rutinaria, realiza inspecciones de uso indebido de plaguicidas según sea necesario y ofrece múltiples oportunidades de capacitación que cubren varios aspectos de la seguridad de los plaguicidas.
  • El Programa de Calidad del Agua lleva a cabo numerosas actividades de seguimiento, evaluación, inspección, asistencia para el cumplimiento y aplicación de la ley para aguas residuales, aguas superficiales y subterráneas, para garantizar que se respeten las leyes comunitarias. Como parte de estos esfuerzos, el Programa de Calidad del Agua DEQ requiere que las instalaciones y actividades reguladas tengan permisos generales o individuales. Actualmente, contamos con los siguientes permisos:

La Comunidad está dividida en siete distritos, como se muestra a continuación. Dado que los distritos varían en tamaño y uso de la tierra, cada uno enfrenta diferentes desafíos ambientales. La población residencial de Community & rsquos de aproximadamente 12,100 está distribuida en toda la Comunidad con algunos distritos más poblados que otros.

El río Gila, simbolizado en el sello tribal, se resalta en azul a continuación. El río Gila atraviesa la comunidad de sureste a noroeste y es un afluente de 650 millas de largo al río Colorado que se extiende por partes de Nuevo México y Arizona y drena una cuenca hidrográfica árida de casi 60,000 millas cuadradas. Debido a las desviaciones aguas arriba y las estructuras de control de inundaciones, el lecho del río Gila dentro de los límites de la comunidad tiene tanto efímero (flujos breves durante y después de tormentas, lluvias o deshielo aguas arriba) como perenne (flujo continuo en partes del lecho del río durante todo el año durante años de precipitación normal) patrones de flujo.

Distrito 1- Blackwater: es el distrito más pequeño y más oriental. Tiene aproximadamente 50 millas cuadradas y alberga a unos 1,160 residentes en aproximadamente 340 hogares. El 2 de octubre de 2013, comenzó el servicio de reciclaje residencial en la acera en el Distrito 1. Los vehículos abandonados e inoperables (junto con los metales de desecho) no representan un problema dentro de la Comunidad ya que las personas generalmente los rescatan. Los edificios fuera de servicio son una preocupación en varios distritos porque hay un retraso en abordar la demolición de estas estructuras, ya que requieren pruebas de plomo y asbesto, que deben coordinarse con OSHA y el Departamento de Obras Públicas (DPW). DEQ recibe y revisa los resultados de las pruebas antes de la demolición.

El Parque Industrial Blackwater, ubicado dentro del Distrito 1, actualmente no tiene inquilinos. Se ha completado una evaluación de la Fase I en el sitio y solo se detectó que un área y más de un pozo de combustión antiguo contenía cloruro de amonio. En 1997, se produjo un gran incendio de neumáticos en este parque industrial. Aproximadamente 2 millones de llantas trituradas se quemaron durante varios meses en el otoño de 1997. Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 1: manejo de desechos residenciales, edificios fuera de servicio, reciclaje, terrenos abandonados y manejo de desechos peligrosos.

El Distrito 2, Hashen Kehk, es el hogar del Puente Olberg, que se erige como un recordatorio de la historia y la cultura de las tribus Akimel O & rsquoodham y Pee Posh. Alguna vez se consideró una gran maravilla de la ingeniería cuando se completó en la década de 1920 junto con la presa Sacaton y mdash, que desviaba agua para regar la tierra en el distrito y es parte del Proyecto de Irrigación Pima-Maricopa. El agua y la agricultura han sido durante mucho tiempo una tradición y una parte central de la vida de la gente de Hashen Kehk. En 2013, se liberó agua superficial en el distrito 2 y rsquos del río Gila como parte de un proyecto de recarga de agua subterránea y restauración del ecosistema. Este distrito es el distrito más pequeño y principalmente residencial con una población estimada de 530 y alrededor de 170 hogares y fue el segundo distrito en recibir servicios de reciclaje en la acera (iniciado en febrero de 2012). Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 2: manejo de desechos residenciales, reciclaje, edificios fuera de servicio, manejo de la calidad del agua y aguas subterráneas y superficiales, brownfields y manejo de vida silvestre y hábitat.

El distrito 3, Sacaton, recibió su nombre de la hierba gigante de Sacaton que una vez creció en este valle. Es uno de los distritos más pequeños de aproximadamente 39 millas cuadradas, pero el distrito más poblado con una población residencial estimada de 3,030 y alrededor de 630 hogares. El Distrito 3 fue el primer distrito en recibir servicios de reciclaje en la acera (iniciado en mayo de 2011). Sacaton es la capital no oficial de la Comunidad, ya que siempre ha sido el centro del comercio y la actividad gubernamental de la tribu y la mayoría de los edificios gubernamentales se encuentran en este distrito. Algunas actividades agrícolas (granjas del río Gila y granjas en régimen de arrendamiento) se llevan a cabo en este distrito. El Departamento de Obras Públicas mantiene una Estación de Transferencia de Desechos Sólidos en el Distrito 3, que sirve como área de recolección de desechos verdes y tiene una trituradora en el lugar. Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 3: manejo de desechos residenciales, reciclaje, edificios fuera de servicio, desechos verdes, terrenos abandonados, desechos universales, calidad del aire, pesticidas y desechos agrícolas.

El Distrito 4 - San Tan - es grande y mdash119 millas cuadradas y mdash único en que se compone de ocho (8) pueblos distintos y mdash con aproximadamente 2,250 residentes en aproximadamente 530 hogares y mdash y tiene la cordillera de Santan como su límite noreste. El 2 de octubre de 2013, comenzaron los servicios de reciclaje residencial en la acera en el Distrito 4. Debido a su proximidad al área metropolitana de Phoenix y al acceso desde la Interestatal-10, el Distrito 4 ha experimentado el mayor crecimiento industrial de todos los distritos y mdash que contienen instalaciones deportivas y recreativas y negocios tribales, comerciales y agrícolas, incluidos hoteles y casinos.

Hay dos parques industriales ubicados dentro de este distrito: 1) Santan con dos (2) inquilinos y 2) Lone Butte Industrial Park con cincuenta y dos (52) inquilinos. A todos los inquilinos se les permite tener varios generadores de desechos peligrosos designados, tanto generadores pequeños como grandes, que se inspeccionan periódicamente para determinar el manejo adecuado de desechos y materiales peligrosos. El Parque Santan contiene un sitio de Brownfields y una antigua curtiduría mdasha que se ha limpiado y actualmente se encuentra en la fase de informe final. Dos (2) operaciones de arena y grava están ubicadas dentro de este distrito y son inspeccionadas para la eliminación adecuada de desechos.

Otra preocupación ambiental que es exclusiva de GRIC dentro de este distrito y el Distrito 5 es el impacto del tráfico ilícito de inmigrantes desde México. GRIC está ubicado directamente entre el área metropolitana de Phoenix y la frontera mexicana. Los traficantes de personas han establecido áreas de estacionamiento dentro de la Comunidad antes de entregar su cargamento humano en el área de Phoenix. Estas áreas de preparación son lugares indiscriminados en las proximidades de la Interestatal 10 y están bien ocultas. Las áreas de preparación están llenas de desechos sólidos, así como desechos humanos. Los laboratorios móviles de drogas también representan una amenaza para la Comunidad, ya que se quedan atrás en áreas aleatorias de la Comunidad. Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 4: gestión de residuos residenciales, reciclaje, gestión de la calidad del agua y aguas superficiales y subterráneas, gestión de residuos industriales, gestión de residuos peligrosos, tanques de almacenamiento subterráneos, zonas industriales abandonadas, calidad del aire, pesticidas, vertidos ilegales, residuos agrícolas y gestión de la vida silvestre y el hábitat.

El Distrito 5 - Casa Blanca - tiene aproximadamente 99 millas cuadradas y se compone de seis áreas de aldea y mdash con casi 2,200 residentes en aproximadamente 500 hogares. Su límite norte es el río Gila, que ha hecho de este distrito histórica y actualmente el centro de producción agrícola de las tribus Pima y Maricopa. Hoy en día, las versiones modernas de los antiguos sistemas de riego permiten que Gila River Farms, fundada en la década de 1960 y rsquos, cultive casi 40.000 acres de tierra con aproximadamente 130.000 acres de tierra agrícola adicional disponible. Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 5: gestión de la calidad del agua y aguas superficiales y subterráneas, pesticidas, calidad del aire, gestión de residuos residenciales, reciclaje, vertidos ilegales, zonas industriales abandonadas, residuos agrícolas, calidad del aire y gestión de la vida silvestre y el hábitat.

El Distrito 6, Laveen, se encuentra a la sombra de las montañas Sierra Estrella, donde se cruzan los lechos arenosos de los ríos Gila y Santa Cruz. El Distrito 6 tiene 176 millas cuadradas y tiene cuatro áreas de aldea con aproximadamente 2,310 residentes en aproximadamente 540 hogares, el Centro de Salud Comunitario de Komatke y uno de los tres casinos comunitarios. La escuela Gila Crossings, ubicada en este distrito, tiene un jardín comunitario con un área de demostración de compostaje. Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 6: manejo de desechos residenciales, reciclaje, desechos verdes, dumpling ilegal, pesticidas, terrenos abandonados, desechos agrícolas, manejo de la calidad del agua y agua subterránea y superficial, calidad del aire, manejo de la vida silvestre y del hábitat.

El Distrito 7 - Maricopa - es la parte más occidental de la Comunidad en la base de las Montañas Sierra Estrella. El río Gila se une al río Salt en el límite noroeste del distrito y rsquos creando dos exuberantes humedales y hábitats ecológicos muy diversos en la región desértica. El Distrito 7 tiene una población estimada de 660 y la menor cantidad de hogares (alrededor de 160). Debido a la ubicación del Distrito 7 & mdash, la proximidad al área metropolitana de Phoenix y Salt River & mdashit brinda a los descargadores ilegales la oportunidad de entrar sin autorización, lo que hace que los vertidos ilegales sean una preocupación en este distrito. Problemas ambientales que enfrenta el Distrito 7: manejo de desechos residenciales, reciclaje, dumpling ilegal, desechos agrícolas, manejo de la calidad del agua y mdashsurface, hábitat acuático y plaguicidas de agua subterránea y mdash, calidad del aire y manejo de vida silvestre y hábitat.


MARINA DE LOS ESTADOS UNIDOS (ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA)

Historia del proyecto: Buques de apoyo contra incendios en cascos de buques de desembarco de tanques medianos de clase LSM. Los primeros 12 barcos se diferenciaron de un prototipo solo por la instalación de un gran número de lanzacohetes y un cañón de 127 mm en la popa. A los barcos posteriores se les transfirió la superestructura desde el lado de estribor a la popa, se liquidó la plataforma de aterrizaje abierta y la parte superior se hizo continua, habiendo colocado en ella lanzadores de cohetes de 127 mm y un cañón de 127 mm antes de una superestructura.

1/1946, LSM (R) 188 subclase: 1 x 1-127/38 Mk 30, 1 x 2-40 / 60 Mk 1, 3 x 1-20 / 70 Mk 10, 4 x 1-107 / 9.5 morteros químicos , 75 x 4 - 127 Mk 36 RL, 30 x 6 - 127 Mk 30 RL, radar SG o SU

1/1946, LSM (R) 196 subclase: 1 x 1-127/38 Mk 30, 1 x 2-40 / 60 Mk 1, 3 x 1-20 / 70 Mk 10, 4 x 1-107 / 9.5 morteros químicos , 85 x 1 - 127 Mk 51 RL, SG o SU radar

1/1946, LSM (R) 401 subclase: 1 x 1-127/38 Mk 30, 2 x 2-40 / 60 Mk 1, 4 x 2-20 / 70 Mk 24, 4 x 1-107 / 9.5 morteros químicos , 5 x 2-127 Mk 105 automático radar RL, SG o SU

Servicio naval: LSM (R) 188 fue gravemente dañado frente a Okinawa por el kamikaze 29.3.1945 y nunca fue reparado como barco de combate. LSM (R) 190, LSM (R) 194 y LSM (R) 195 fueron hundidos por kamikaze frente a Okinawa el 4.5.1945, 4.5.1945 y 3.5.1945 respectivamente.


Historia y política en el Gila

A medida que la sequía aprieta las mangueras en California y se intensifica una demanda entre Texas y Nuevo México en el Río Grande, es tentador pensar que las batallas por el agua del siglo XXI son de alguna manera novedosas. Pero no lo son. Como lo demuestra la historia de los derechos de agua y las grandes ideas para las represas en el río Gila, las decisiones judiciales, las leyes y los acuerdos secretos de hace algunas décadas aún se mantienen vigentes en la actualidad.

Las décadas de 1930 y 1940: Establecimiento de derechos de agua en Nuevo México

Solo unos años antes de la Segunda Guerra Mundial, el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos estableció los derechos de agua de Nuevo México y Arizona en el río Gila. Es decir, decidió cuánta agua podía tomar la gente en función de los caudales naturales del río, cuánta podría almacenarse en los embalses y quién tenía "prioridad", o el derecho a tomar agua antes que otra persona. Llamado Globe Equity No. 59, ese decreto de 1935 sigue siendo importante en la actualidad. También ofrece un registro del río y cómo la gente ha puesto su agua a trabajar.

Como escribe Ira G. Clark sobre ese decreto en su libro de 1987, "El agua en Nuevo México: una historia de su manejo y uso", era importante fijar esas prioridades porque "el flujo era con frecuencia demasiado pequeño para dar a todos los apropiadores la cantidad de agua". a lo que tenían derecho ".

En ese momento, el gobierno federal ya había abandonado los planes para construir una presa en el Gila. En 1916, la Oficina de Recuperación de EE. UU. Descubrió que el río no soportaría una presa hidroeléctrica planificada. Y en 1928, Reclamation abandonó otra encuesta y descubrió que los flujos de Gila eran demasiado escasos para admitir a sus usuarios existentes, sin importar a los nuevos. Sin embargo, los planes para las represas continuaron flotando a lo largo del siglo XX.

Gracias al decreto Globe, al comienzo de cada año, un comisionado de agua designado por el tribunal evaluaría cuánta agua había en el Gila y sus embalses, y cuánta agua recibiría cada usuario. El decreto también requería que los propietarios de canales desviaran el agua para instalar dispositivos de medición, llamados compuertas. Aquellos podrían ser regulados y bloqueados por el comisionado.

Según Clark, los usuarios de agua de Nuevo México estaban satisfechos con el decreto, hasta el seco otoño de 1938. Descontentos con los bajos caudales, solicitaron apoyo a la Comisión Interestatal de Arroyos (ISC) de Nuevo México. El ISC ordenó al comisionado designado por el tribunal que dejara de hacer lo que estaba haciendo. Cuando continuó regulando las desviaciones bajo el decreto, el ingeniero estatal de Nuevo México tiró abajo, declarando que un nuevo maestro de agua que opera bajo la ley estatal supervisaría el río en Nuevo México.

Eso hizo que la gente se enojara, escribe Clark:

“Una vez que se hizo esto, los usuarios de agua de Virden Valley insistieron en que ya no estaban bajo la jurisdicción del comisionado y dejaron de pagar las evaluaciones por los costos. El comisionado respondió bloqueando todas las compuertas en Nuevo México, permitiendo que todo el flujo fluyera río abajo hacia Arizona. El gobernador de Nuevo México, John E. Miles, afirmó entonces el derecho del estado a controlar las aguas del Gila dentro de sus límites y ordenó a la Policía del Estado de Nuevo México que rompiera las cerraduras y se hiciera cargo de las compuertas ”.

Estalló una batalla legal que se prolongó durante años en los tribunales federales.

Pero, escribe Clark, una decisión final se volvió innecesaria cuando Arizona y California comenzaron a luchar por el agua del río Colorado en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Las décadas de 1950 y 1960: lucha entre los estados occidentales

En la década de 1950, Arizona estaba tratando de aclarar sus derechos al Colorado
Río, del cual el Gila es afluente.

En 1952, Arizona demandó a California y siete de sus ciudades y distritos de riego y agua por el uso del agua del río Colorado. En 1922, el Colorado River Compact había dividido los derechos sobre el agua del río entre siete estados.

Estados Unidos, Nevada, Utah y Nuevo México participaron en el caso de 1952, y en 1963 la Corte Suprema presentó su dictamen. Al año siguiente, promulgó un decreto que asignaba a cada estado sus derechos sobre las aguas del río Colorado.

Para Nuevo México, eso significó una aclaración de sus derechos sobre el Gila, sus afluentes y las aguas subterráneas asociadas.

A fines de la década de 1950, Nuevo México también había tenido la intención de demostrar sus derechos existentes sobre el agua de Gila. En 1958, lo que entonces se llamaba la Oficina de Ingenieros del Estado tomó cientos de declaraciones, recopilando información sobre el uso de las aguas y las fechas de prioridad de las personas. Según Clark, la comisión también reservó $ 30,000 para trabajar con la Oficina de Recuperación de EE. UU. En un informe sobre posibles proyectos de desarrollo de agua para el futuro.

Para entonces, sin embargo, ya se habían apropiado todas las aguas del río. Clark escribe que tratar de reclamar el agua para uso futuro era "totalmente injustificado" y "era poco probable que hubiera suficiente agua para satisfacer las necesidades actuales".

Mientras tanto, Arizona había estado tratando de averiguar cómo usar el agua del río Colorado y trasladarla a ciudades como Phoenix y Tucson, a cientos de kilómetros de distancia.

Durante años, la delegación del Congreso de Arizona, incluido el representante Morris Udall, había buscado apoyo para la Ley del Proyecto de la Cuenca del Río Colorado, que autorizaría el Proyecto de Arizona Central (CAP). Ese proyecto movería miles de millones de galones de agua del río Colorado a través de un sistema de acueductos, túneles y tuberías en el centro y sur de Arizona.

Cada vez, sin embargo, el Comité del Interior de la Cámara lo había bloqueado de una votación en el piso de la Cámara. Gran parte de la oposición se centró en gastar el dinero de los contribuyentes federales en un proyecto que solo beneficiaría a la gente de Arizona.

En lugar de luchar con los estados vecinos, Arizona iba a necesitar aliados.

En ese momento, Nuevo México todavía estaba insatisfecho con el decreto de 1935, vigente desde hace unas tres décadas.

Según Clark, el ingeniero del estado de Nuevo México Steve Reynolds afirmó que causó que al menos 175,000 acres-pies de agua fluyeran desde Nuevo México a Arizona cada año. Clark escribe sobre esa agua perdida en Arizona: “Provino de un área escasamente poblada y económicamente deprimida cuya única esperanza de mejora era asegurar suficiente agua para desarrollar su potencial mineral, industrial y agrícola, y suplir las necesidades municipales”.

Reynolds, quien reinó sobre las aguas de Nuevo México desde 1955 hasta 1990, convenció a la senadora de Nuevo México Clinton P. Anderson de que no apoyara un proyecto de ley que autorizaba el Proyecto de Arizona Central. Quería que Arizona aceptara modificar el decreto de 1963 para proteger el reclamo de Nuevo México sobre futuros derechos de agua en el Gila.

Los sentimientos fueron heridos, las peleas se prolongaron y Reynolds continuó negociando. Finalmente, en 1966, trabajó con la delegación de Arizona y redactó un acuerdo que otorgaba a Nuevo México 18,000 acres-pies adicionales de derechos de agua anuales en el Gila.

Luego, en 1967, por tercera vez en 17 años, el senador de Arizona Carl Hayden dirigió la Ley del Proyecto de la Cuenca del Río Colorado a través del Senado.

En una carta de 1967 al senador Thomas Kuchel, republicano por California, el senador Henry Jackson, demócrata por Washington, escribió: “En el contexto de la justicia, creo que aquellos de nosotros que servimos en este organismo debemos recordar que nuestro querido colega el senador Hayden deserves fair treatment after waiting nearly forty years for authorization of this project.”

But during the 90th session of Congress, Rep. Wayne Aspinall, D-CO, chair of the House Interior Committee, again refused to move the Senate-passed bill. The Colorado congressman claimed that if Arizona diverted water for CAP, it would endanger future use of the river’s water by Colorado, Utah, and Wyoming.

According to a September 28, 1967 document in the congressional record, when Aspinall refused to move the bill, he said he’d shut down his committee for the rest of the session. And he refused to say when, if ever, the bill would be reported to the House.

Enraged, Hayden fired back, threatening that he’d use his influence in the Senate Subcommittee on Public Works to reduce funding for a water project in Aspinall’s district. Hayden eventually backed off. But the spat shows how nasty water fights in Congress had become.

And the politicking continued. The Arizona delegation had US Department of the Interior Secretary, Stewart Udall, on board. And now, they had New Mexico’s support, especially Sen. Anderson’s.

In 1968, Congress finally passed the Colorado River Basin Project Act, which was signed by President Lyndon B. Johnson.

It included new water rights for New Mexico—the 18,000 acre feet negotiated by Reynolds—and it authorized Hooker Dam or its “suitable alternative.” Planned for the Gila, the dam’s reservoir would back into the Gila Wilderness, the nation’s first designated wilderness area.

Once the bill was signed, Arizona got busy building the Central Arizona Project. Construction on the $4 billion project started in 1973 the finishing touches were completed in 1993.

Today, its 336-miles of canals, tunnels and aquaducts moves 1.5 million acre feet of water each year from the Colorado River to central and southern Arizona.

Meanwhile, New Mexico still hadn’t touched those extra water rights Reynolds negotiated in the 1960s.

That’s because there was one big catch: The state didn’t receive that water outright. Instead, New Mexico would have to find a downstream water user in Arizona willing to exchange water from the Gila or its tributary, the San Francisco, for Colorado River water.

For decades, New Mexico couldn’t find a willing water trade. During that time, three federal proposals for dams on the Gila were also defeated: Hooker, the original dam mentioned in the 1968 legislation Connor Dam and a third proposal to dam the river near Mangas creek.

Then, in the early 21st century, Arizona needed New Mexico’s big senatorial guns again.

Arizona needed federal money to settle water rights with the Gila River Indian Community. And the delegation needed help from New Mexico Sens. Pete Domenici and Jeff Bingaman to pass the Arizona Water Settlements Act (AWSA).

(Both New Mexico senators were on the Senate Committee on Energy and Natural Resources. Domenici was chair during initial discussions of the act Bingaman, when Congress passed it.)

Among other things, that 2004 law created a way for New Mexico to use its Gila-San Francisco water. New Mexico would pay an exchange fee for the Gila River water, which would allow the Gila River Indian Community, a downstream Gila River user in Arizona, to buy Colorado River water from the Central Arizona Project (CAP).

New Mexico still wouldn’t own that water outright. And the law lowered its annual allocation from 18,000 to 14,000 acre feet per year. That’s 10,000 acre feet from the Gila and 4,000 acre feet from the San Francisco.

Not only that, but New Mexico can only divert that water after downstream water needs have already been met. State officials have also said they will only take water from the river when its flows are higher than 150 cubic feet per second.

But, significantly, the 2004 law included federal funds designated for a New Mexico based project to access the Gila water.

AWSA also gave the New Mexico Interstate Stream Commission ten years to decide: The state could meet water demands in Grant, Luna, Hidalgo, and Catron counties through efficiency and conservation efforts or by building a diversion project on the Gila River.

Depending on its decision, the state would receive between about $66 and $100 million from the US Bureau of Reclamation.

For years, the state held public meetings and entertained proposals. The process was largely controlled by one ISC employee, Gila Region Manager Craig Roepke, who was also a proponent for diversion.

But during the Richardson administration, it seemed likely the state would choose conservation over diversion. In 2008, Richardson even vetoed a line item in the state’s spending bill that would have allocated nearly a million dollars toward supporting a possible diversion on the Gila River.

In 2011, the New Mexico state legislature passed a bill (H.B. 301) establishing the New Mexico Unit Fund, which is controlled by the ISC. In early 2012, the US Bureau of Reclamation made its first payment of $9.04 million.

That initial money was meant for salaries at the ISC, public meetings, studies of the river and its ecology, and engineering studies of diversion proposals.

Using that money, the following year, the ISC approved 16 project proposals for further assessment—ranging from diversion and storage projects to effluent reuse and municipal infrastructure projects—and an additional study of wetlands restoration and agricultural conservation.

But by then, it became clear that under Gov. Susana Martinez’s administration, the ISC would support the diversion alternative.

In 2014, the commission considered three main diversion proposals: a $42 million project to divert water upstream of Cliff and then store it underground and in small farm ponds. A second, $500 million project would have diverted water from the Gila and stored it in off-stream reservoirs in Mogollon or Mangas creeks and then piped it 73 miles to Deming. The third proposal would have cost $235 million and moved water to Hidalgo County.

For years, people had questioned building a diversion on the Gila River. Opponents pointed to its environmental impacts and asked who would buy the water.

When the ISC released the three diversion proposals, however, opponents had new ammunition: The cost estimates were high, far exceeding the amount of money New Mexico would receive from the federal government. But they weren’t high enough.

Independent analysis of the projects—and in particular of the Deming plan—put the cost at closer to a billion dollars.

Former ISC director Norman Gaume dug in—with help from environmental groups—challenging his former agency on everything from Open Meetings Act violations and dubiously awarded contracts to cost underestimates and engineering plans that were “infeasible” given the area’s geology.

But in late 2014, the ISC voted to pursue the diversion alternative. That vote—with only one “nay” vote cast—set the state on a course to receive the additional federal funding and to start planning where and how it would build a diversion on the Gila River.

The following year, a new state agency formed, the New Mexico Central Arizona Project Entity. It works in cooperation with the Interstate Stream Commission, relying heavily on guidance from the ISC attorney and its staff, most notably Roepke. It has also hired its own attorneys, including Pete Domenici, Jr.

Each NMCAP Entity board member represents a county, city, agency, or irrigation district that has committed to planning, building, and operating the diversion. By signing on to the NMCAP Entity, those local governments have also agreed to figure out how to bridge the gap between the federal money New Mexico receives and the diversion’s ultimate cost.

When it agreed in 2014 to accept additional federal money and build a diversion, the state had deadlines to meet. The first major deadline was July 15, 2016. By then, New Mexico needed to have chosen a plan and location for the diversion. It was also supposed to submit a “30 percent design” plan to Reclamation.

In mid-July, the NMCAP Entity’s executive director sent Reclamation a two-page letter and four maps.

The proposal combines two components: A diversion at the upper end of the Cliff-Gila Valley that would feed water underground, where it could be stored and used at a later time. And a second component that would divert water from the river into a newly constructed reservoir in Winn Canyon.

Now, New Mexico has to hire consultants to help the NMCAP Entity refine the designs and peg down the exact locations. They’ll also have to begin studies required by laws like the National Environmental Policy Act (NEPA) and the Endangered Species Act, which will require consultation with the US Fish and Wildlife Service over rare fish, bird, and reptile species in the project area.

During the NEPA process, the Bureau of Reclamation and the New Mexico Interstate Stream Commission will evaluate the entity’s proposal and various alternatives, as well as their possible impacts on the environment and cultural resources.

Meanwhile, to receive the full federal subsidy, New Mexico needs to complete that work in time for the US Secretary of the Interior to issue a decision on the project by the end of 2019.

That deadline can be extended until 2030 if New Mexico demonstrates it isn’t responsible for delays.


Gila River

From Winkelman, take SR77 east to milepost 141.4 to the Shores Recreation Site entrance road, and milepost 144.6 to the Christmas Recreation Site.

Gila River

The Gila River recreation area is located along the Gila River and SR 77 between the Town of Winkelman and Globe in Gila County, Arizona. It is approximately 70 miles north of Tucson and 100 miles southeast of Phoenix. The area includes approximately 5 river miles on public land administered by the Bureau of Land Management that is open to public recreational use.

The area includes two minimally developed sites that provide access from SR77 to the Gila River for river related recreation, such as wildlife viewing, picnicking, camping, fishing and small craft river floating in a scenic Sonoran Desert canyon landscape. The Shores and Christmas recreation sites offer site roads off the highway, gravel parking, toilets and primitive picnic camping units. The sites are available at no cost on a first-come, first-served basis.

Wildlife Viewing
The Gila River riparian area and upland canyon habitats provide habitat for a variety of wildlife, including resident and migratory avian species, small mammals, reptiles and insects. The recreation sites is largely natural habitat, and some wildlife may present a hazard, such as rattlesnakes.

Picnicking, Camping
Primitive sites with parking and a fire ring are available. Bring your own table, cooking stove and site furnishings. The sites are not suitable for large motor homes or RV trailers due to narrow clearance and maneuvering space.

Fishing
Warm water fish (channel catfish and carp, as well as some large flathead catfish and largemouth bass) may be found in this section of the Gila River.

River Floating
The Gila River can be accessed for floating at the Christmas and Shores sites, with a downriver take-out at the Town of Winkelman River Park. River flows are controlled by releases from the Coolidge Dam for agricultural irrigation in the Casa Grande-Coolidge area, and are typically suitable for small craft river floating (such as inflatable kayaks, canoes and tubes) from May through October when flows are over 300 cubic feet per second (cfs) at the USGS Gila river Below Coolidge Dam stream gage.

CAUTION RIVER FLOATERS: At high flows, 600 cfs or greater, the river may be at bank full, and the current runs fast making maneuvering float craft extremely challenging and difficult or impossible to avoid navigation hazards. Hazards that may be encountered include tight river turns, restricted sight distance, debris deposits, tree branches overhanging the stream, fallen trees across the channel, dense vegetation along the riverbanks, and steep terrain. Other hazards include a fence across the river upstream between the Christmas and Shores sites.

Accessibility
The toilets/restrooms are wheelchair accessible. The picnic/camping sites and foot paths may have uneven ground surfaces, loose soils, and steep slopes and other obstructions that present barriers for the mobility impaired.

Permits
A permit is not required for private, non-commercial use of the sites. Use of public lands in connection with commercial recreational use requires a BLM Special Recreation Permit.

Non-BLM Land
The Gila River crosses private and Arizona State Trust land. Please respect private property rights by not stopping on private land without permission and obtain a permit from the Arizona State Land Department for use of State Trust lands. A valid Arizona Game and Fish Department license is required for hunting or fishing.

Prohibited Activities
Target shooting and fireworks are not allowed. Vehicles must be kept on the designated roads and parking areas.

Traveler Services
Lodging, food, fuel and other traveler services are available in nearby towns of Winkelman, Kearny, Superior, Mammoth, and Globe. The nearest medical facilities are in Globe at the Cobre Valley Community Hospital, and in Oro Valley at the Oro Valley Hospital.

Town of Winkelman River Park
The Town of Winkelman operates a river park with facilities for motor home and RV camping, water, toilets available for public use. The River Park provides a take out for floating from the Shores recreation site.


Purchase your tickets by clicking on the Eventbrite link below or by clicking on the ticket. Rates are $20 er day or $30/2 days, tent camping is $15, children 10 and under will be admitted free with their adults.

A Festival to Remember

Become a Part of the Festival

We're Here for the Music

This is the very first Gila River

be a wonderful event for all to remember.

The goal is to bring arts ,culture and you to rural Arizona.

Enjoy the community of Kearny, a small town on the Gila River, nestled at the base of the majestic Pinal Mountains.

$15 tent camping is available.

We're Here for the Music

Become a Part of the Festival

We're Here for the Music

We will have a variety of talented musical

performer for two full days!

MUSIC LINEUP

If you are interested in performing, please contact us and send your photo and song samples or videos to

Become a Part of the Festival

Become a Part of the Festival

Become a Part of the Festival

Sponsorship packages include

prominent placement online, on banners, social media posts, swag and announcements.


mv2.png" />

Copyright: Offroadingaz.com - All Rights Reserved

Copyright: Offroadingaz.com - All Rights Reserved

Birding, history and geological adventure is what you will find down &ldquoThe Birth Place of Wilderness&rdquo The Gila River from Winkelman, Arizona.

Renowned for its 280 species of bird population habitat the Gila River is one of the longest Rivers in the West.

The Gila River is a 649-mile tributary of the Colorado River it is joined by the San Carlos River from the north in San Carlos Lake. At Winkelman, Arizona it picks up the San Pedro River and then is joined by the Santa Cruz River south of Casa Grande. The Salt River, its main tributary, joins in the Phoenix metro area, and further west the Gila receives its last two major tributaries, the Agua Fria and Hassayampa Rivers, from the north.

Bring your tent, RV and fishing pole and come Explore the Wild in one of Arizona's remote destinations.

Fish Species

Here are some of the common fish found in the Gila River, Largemouth bass, Sunfishes, Channel catfish, Flathead catfish, Gila trout. The Gila River is home to what now is the protected Gila Trout. The Gila Trout looks similar to an Apache Trout with smaller spots and a more brown that yellow base color.

Fishing Strategy

Giant cats are where it&rsquos at so if catching a giant flathead catfish is your ticket to happiness, then here are a few tips on landing your trophy flathead. Keep in mind it is going to be much more difficult than finding a channel or blue cat of interest, simply because of their lifestyle.

The prime fishing time for catching flathead catfish is during the warm months. Their preferred water temps are 75 &ndash 84 degrees. Flatheads prefer feeding at dusk, during the night or before the sun comes up. The best places to find them are in deep slower moving pools where the water is murky and/or near the base of dams. They like to surround themselves with lots of vegetation or rocky covering. Their meat is white, firm and flakey and has a good flavor however during the summer months the meat can taste a bit muddy.

The gear for Flatheads needs to be pretty solid. Flathead catfish can be got on a rod and reel, but if you want to catch the largest flathead use droplines, set lines or trotlines. This technique involves dropping heavy-grade tackle and hooks into the water and then securing the line to a tree or partially submerged limbs. If you want the challenge
of catching a flathead on a rod and reel, use a heavy-action rod at least 7&rdquo, a good bait-casting reel and a minimum of 30-lb test line, a 2/0 hook for smaller bait should be sufficient and for larger bait 4/0. You should only use stainless steel hooks.

AZGFD recommends using live sunfish, carp and waterdogs for larger flatheads and worms and chicken liver for smaller flatheads. Make sure you read the fishing regulations for special instructions about the use of live bait fish.

Boating Options

Gila River boating offers a way to enjoy a ten-mile section of Gila River upstream from Winkelman. This float has gentle rapids, except during flooding periods. Canoes, kayaks, and small rafts can do the river in two to three hours, depending on put-in, flow, and winds. Trees and other hazards make tubing and boating dangerous.

The Gila flows all summer due to releases from Coolidge Dam. The boating season lasts from March to August. Put-in points may require high-clearance, four-wheel-drive vehicles. No permit is needed if you start near Christmas on BLM land for a six-mile trip. If you have a state recreation permit, you can put in near Dripping Springs for a ten-mile run.

From Globe take Hwy 77, 25 miles south to Dripping Springs.
Take-out is normally at the park in Winkelman. (Needles Eye Wilderness farther upstream has no public land or river access.) Several companies offer raft trips.

Contact Tucson BLM for a complete list of Outfitters.
Permits are required.


Gila River War Relocation Center

This monument is not open to the public.
It is on land belonging to the Gila River Tribe.
If you are caught on this private tribal property you WILL be cited, Your vehicle MAY be impounded, you MAY go to jail.

If you are not a card carrying “tribal member” YOU ATE NOT WELCOME.

You do not want to learn about this the way I did.

The Gila River War Relocation Center was one of two concentration camps holding American citizens and legal residents of Japanese ancestry during WWII. The other Arizona camp was at Poston. Poston consisted of three camps and Gila River had two. 20,000 were interned at Poston and 13,000 at Gila River. The Gila River camps were named Butte and Canal. Poston was the largest of the ten caps in the United States.

Most certainly were these camps a sad episode in the history of the United States. When I visited these camps in June, 2016, the temperature in Poston was 118F and it was 114F in Gila River. Standing there in the heat viewing the terrain gave me a feeling of what it must have been like during those 2-3 years of internment. It is interesting that both camps were on American Indian land, and despite protest from the tribes, the government proceeded in building the camps. The Indians did not want the Japanese-Americans to be treated as were their forefathers.

Both Poston and Gila River have monuments indicating the location of the camps. The Poston monument is much nicer and was paid for by former internees. The monument at Gila River is lacking in information. Ten years ago the federal government allocated funds to restore some portion of each of the ten camps in the United States, but so far no funds have been spent on the Arizona camps.

Some buildings remain at one of the three Poston camps and can be seen on Google Earth. There are no remaining buildings at Gila River. The Gila Indian Reservation does not consider the location of the camps as a tourist site, thus the lack of markings. Still, they do not restrict those that want to reflect on what occurred here 74 years ago.


Ver el vídeo: Fishing Gila River Avondale Arizona (Enero 2022).